Marmara – Victoria Salas

Segundo año consecutivo captando la esencia de la COLECCIÓN DE COMUNIÓN de Victoria Salas.  Os presento, encantada, MARMARA 2017 (delicadeza en estado puro).

 

_dsc8358_dsc8374_dsc8362_dsc8377

 

Anuncios

Flor de Blanco – Victoria Salas

  Ver un sueño cumplido es lo que le ha sucedido a la jovencísima diseñadora almeriense Victoria Salas.

  Desde hace algún tiempo viene vistiendo a las novias que pasan por su atelier en la Plaza de San Pedro (Almería) con estilo personal e innovador, pero ahora, el sueño se amplía con el lanzamiento de su colección de vestidos de Comunión “Flor de Blanco”, y yo he sido la encargada de poder ilustrar su catálogo, de lo cual estoy muy, pero que muy, feliz.

  Si queréis viajar a un mundo de blancos, mezcla de tejidos y sueños de “princesas” no dudéis en pasar por sus manos.

Y para muestra, un botón.

http://www.victoriasalas.com

 

Sin título-1

Tú sesión pre-mamá

Nos casamos y encargamos un reportaje de boda. Llega el bautizo o la comunión y llamamos a un fotógrafo profesional. ¿Por qué no hacer también un reportaje del embarazo o de la llegada de un nuevo bebé a la familia?

Aquí os dejo algunos consejos a la hora de plantearos la sesión, espero que os ayude 🙂

1.- Espera a que la tripa se note, pero no demasiado

Si te vas a hacer unas fotos de tu embarazo, seguro que quieres lucirlo en su máximo esplendor. Sin embargo, os aconsejo no dejarlo para las últimas semanas, porque es más fácil que aparezcan estrías y manchas en la piel; o tener la cara hinchada, ojeras por la falta de sueño….

Lo ideal es hacerse las fotos entre las semanas 28 y 30, aunque cada embarazo es diferente.

2

 

2. La ropa, ajustada y de colores lisos

La ropa premamá está pensada para que la zona de la tripa quede holgada, pero la gracia de hacerte un retrato embarazada es que se te vea con barriguita, así que… ¡no tengas miedo de ponerte algo ajustado!

Evita los estampados muy llamativos: tus fotos resistirán mejor el paso del tiempo y evitarás efectos ópticos extraños.

3. Elige quién saldrá en la sesión.

Aunque lo más común es que salga la mamá o ambos padres, hay infinidad de opciones, todos los miembros de la familia o incluso los amigos son esenciales en la vida de vuestro futuro bebé, cada uno elige quién será el protagonista de ese bello recuerdo.

4. ¡Disfruta!

Es un momento único, irrepetible, y una vez que hayas elegido tu fotógrafo de confianza,  solo dedícate a disfrutar y ser tu mismo, porque las sensaciones son lo esencial de la fotografía.

 

 

¿ Por qué una sesión preboda?

Las fotografías son una parte muy importante en una boda, ya que son el recuerdo material que tendrás para siempre. Si salen mal, será una decepción, por eso hay que buscar a un buen profesional, que te de confianza para sacar lo mejor de vosotros durante la sesión de fotos.

27

 

Uno de los principales problemas cuando nos están haciendo fotos el día de la boda son los nervios, no sólo por el día tan especial que es, sino también porque no tenemos demasiada confianza con el fotógrafo. Por eso, una sesión preboda permite crear un clima de complicidad entre el profesional y la pareja. Durante esta primera toma de contacto, los novios pueden expresar mejor lo que les gusta y se pueden ir soltando ante la cámara.

De esta forma cuando llegue el gran momento de la boda, todo irá mucho más fluido y natural.

Otra ventaja de los reportajes preboda es que hay muchas posibilidades. En la boda está todo más dirigido, la ropa debe ser la que vistáis de novios y el escenario tiene que estar más o menos cerca del lugar de celebración. En las fotos previas podéis hacer todo lo que imaginéis. Podéis ir al campo, a la playa, en mitad de una montaña, cualquier sitio especial para vosotros.

 

Y sobre todo, podréis dejar volar la imaginación para ésta sesión 🙂